Consultoría en ingeniería eléctrica para viviendas y locales comerciales

En el ámbito de la construcción, no es difícil encontrar personas que improvisan instalaciones eléctricas, particularmente en ampliaciones y remodelaciones de viejos edificios o en asentamientos precarios.

En la búsqueda de soluciones de bajo costo, tampoco es raro que se utilicen materiales de segunda mano y cables con diferentes grosores y capacidades para la intensidad de la corriente que se necesita.

De tales imprecisiones vienen los frecuentes daños en los artefactos eléctricos y los cortocircuitos que suelen causar enormes pérdidas materiales y humanas.

La corriente eléctrica es un bien indispensable para mejorar la calidad de vida de las personas y el funcionamiento de las empresas, pero está tan asociado a la seguridad de la vida y la propiedad, que el Estado ha definido un Código Eléctrico de acatamiento obligatorio.

¿Qué exige el Código?

La normativa es amplia y detallada. En una vivienda, por ejemplo, todos los circuitos ramales que alimentan las salidas monofásicas de 120 voltios, de 15 y 20 amperios, instaladas en habitaciones, comedores, salas o pasillos, por ejemplo, se deben proteger con un interruptor listado de circuito por fallas de arco y tipo de combinación.

En viviendas de interés social, para el cálculo de la carga se deben considerar al menos un circuito de iluminación (no inferiores a 10 voltios-amperios por metro cuadrado), dos circuitos de tomas para el área de cocina (de 1500 voltios-amperios cada uno) y un circuito de tomas para uso general (de 1500 voltios-amperios).

El peligro y el riesgo

El Código Eléctrico determina las condiciones para que una instalación eléctrica sea considerada de peligro inminente o de alto riesgo. Entre ellas se encuentran la presencia de arco eléctrico en la instalación, contacto con partes energizadas o electrificadas, cortocircuitos, tensiones de paso y contacto, rayos y sobrecargas.

Hay otras condiciones de riesgo, como equipos, productos y conexiones defectuosas, insuficiente capacidad para la carga de la instalación eléctrica, distancias menores a las de seguridad, materiales combustibles o explosivos en lugares donde se presente arco eléctrico, presencia de lluvia, tormentas eléctricas y contaminación.

Pero, también, hay otras circunstancias consideradas de peligro, como la existencia de indicios racionales de que la exposición al riesgo conduzca a un accidente y que haya gran probabilidad de muerte, lesión física grave, incendio o explosión.

Es una labor profesional

Puesto que se trata de asegurar la seguridad de los bienes y la vida de las personas, una instalación eléctrica debe diseñada y realizada por un profesional.

El Código ordena que el desarrollo de un proyecto de instalación eléctrica nueva, de ampliación o de remodelación, esté a cargo de un profesional incorporado al Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos.

De hecho, en la implementación del proyecto deben participar dos profesionales: el responsable de la construcción de la instalación eléctrica y el responsable de la inspección del proyecto. Ambos deben emitir una declaración jurada, conforme lo determina el Código.

No corra riesgos. En Arkcon de Costa Rica le brindamos los servicios de consultoría en las áreas eléctricas en baja, media y alta tensión, para viviendas y locales comerciales, a través de profesionales incorporados al Colegio de Ingenieros y Arquitectos.

También diseñamos, supervisamos, inspeccionamos y desarrollamos proyectos de infraestructura eléctrica con forme las normas establecidas en el Código Eléctrico, gracias al conocimiento académico y una experiencia de más de 25 años.

¡Contáctenos! Con mucho gusto, le llevamos nuestros servicios de ingeniería eléctrica a cualquier lugar de Costa Rica.

X
Abrir chat